Inclusión desde una perspectiva integradora

Inclusión desde una perspectiva integradora

“No se trata de incluir sino de integrar”

Durante el mes de agosto, estuvimos realizado nuestras prácticas universitarias. Estas consistían en visitar diferentes instituciones que se centraban en la atención a chicos que presentaban algún tipo de discapacidad ya sea visual, auditiva o intelectual. Cabe mencionar que estas instituciones no funcionaban como escuela sino más bien como centros de apoyos, tratando así la inclusión de todos en las escuelas. Las instituciones que estuvimos visitado fueron la Fundación Santa Lucía quienes trabajan con chicos no videntes, John F. Kennedy quienes se encargaban de trabajar con chicos quienes presentaban el síndrome de Down, Rosa Peña, institución encargada para trabajar con los niños no oyentes y mudos. Así también tuvimos la oportunidad de visitar un albergue y un aula hospitalaria.

Observación

Nuestra función fue la de ir y observar la forma en cómo se trabajaba en estos lugares. En la mayoría de los casos, se trabajaba de forma personalizada con el niño. Aparte de lo académico, se trataba de inculcar actividades que fomenten hábitos diarios aplicables en los hogares de los chicos.

Otro aspecto que observamos fue la forma en cómo las diferentes instituciones trabajan en conjunto con los padres para acompañar el proceso de enseñanza durante el día a día. En la mayoría de los casos había mucha predisposición por parte de los padres. Ellos iban a las instituciones y se interiorizaban en cómo podían seguir ayudando a sus hijos para que se sientan incluidos en la sociedad.

En cuanto a los docentes, nos impresionó la entrega y dedicación en sus lugares de trabajo. La mayoría de ellos, eran docentes quienes no tuvieron una formación previa o algún tipo de estudio, para acompañar a estos niños. Parte de su dedicación se veía reflejada en la búsqueda de encontrar maneras para prepararse y capacitarse con el fin de apoyar efectivamente a sus estudiantes.

Conclusión

Llegamos a la conclusión, que el país necesita brindar más centros de apoyo y carreras universitarias que incluyan un programa sobre la inclusión. Vimos que las instituciones no carecen de infraestructura ni materiales de trabajo, sino más bien carecían de un plantel preparado para trabajar con las necesidades específicas de cada niño. Creemos que la dedicación, entrega, paciencia y amor son componentes fundamentales para quienes trabajan en estas instituciones, pero no son suficientes. Como país deberíamos apuntar a la preparación profesional de quienes buscan implementar la inclusión de todos en una sociedad indiferente a estos temas.

Escrito por: Jinel Wiebe y Gabo Bergen – 4° año, Licenciatura en Ciencias de la Educación

Fuente: https://www.uepgutenberg.edu.py/estudiantes-publican/inclusion-desde-una-perspectiva-integradora/

Compartir