Gestión de la Cultura y el Cambio en la Institución Educativa: Actores, Micropolítica y Participación

Gestión de la Cultura y el Cambio en la Institución Educativa: Actores, Micropolítica y Participación

El fin último de toda la comunidad escolar es la eficacia en el aprendizaje del mayor porcentaje posible de sus miembros y toda la estructura, los actores y la comunidad de padres o sostenedor deben estar avocados para complementar el logro de este objetivo. Los educandos son el fin de la gestión educacional que se realiza y se construye día a día en la gestión áulica.

Por cuanto a los actores, la relación más directa se da con los docentes en las aulas y la gestión individual o departamental de las materias a cargo de cada uno y la implementación de las transversales que están en el ideario de la institución.

Los cuadros siguientes explicitan desde el punto de vista docente y la literatura al respecto referente a la característica de una buena escuela, la característica de un cambio o la mejora exitosa y la característica de una enseñanza para que todos aprendan.

  Lo que dicen los docentes que han vivido o experimentado Lo que los docentes estiman como deseable o correcto
¿Qué caracteriza a una buena institución educativa? -Aquella que logra los objetivos trazados, tanto a nivel institucional como los de carácter nacional e internacional. Dichos objetivos deben girar en torno al desarrollo integral de la persona (académica, humana y espiritual). Los egresados líderes, donde se fomenta una actitud de iniciativa y superación constante. Los egresados que conforman la sociedad, muchos padres de familia. -Aquella que responde a las expectativas del educando y de la sociedad; cimentada en los valores humanos universales. La que enseña cosas útiles para la vida. Aquella que produce ciudadanos del bien. Crear ciudadanos útiles. Se mide por el  desempeño de los estudiantes. Una buena escuela se reconoce por sus frutos. La formación académica de sus alumnos, el trato entre los padres, profesores y alumnos; y una visión trascendente de la vida por parte de sus miembros.
¿Qué caracteriza a un cambio o la mejora exitosa? -Se debe mejorar la calidad de los docentes (Formación y entrenamiento continuo durante el año lectivo y/o verano). -Se tiene que hacer un cambio de mentalidad de arriba para abajo, del director hasta los educandos.  Empezar primeramente en la primera escuela que es la familia, que luego se potenciara en la escuela.
¿Qué caracteriza a una enseñanza para que todos aprendan? -Donde se logran aprendizajes, los profesores están comprometidos con el ideario, con los objetivos. Conocen y buscan mejores estrategias para conseguirlos. Generan un buen clima institucional. Tiene un gobierno colegiado, donde no es una persona la que decide, sino un consejo de dirección.

-Atender a la diversidad de alumnos, potenciando constantemente en las necesidades o dificultades de cada niño. El trabajo en equipo colaborativo, apuntando siempre a metas comunes a lograr.

-Motivan, estimulan y disciplinan. Saben cómo crear estructuras mentales útiles en sus alumnos.

-Los directivos asumen los resultados insatisfactorios y celebran con sus docentes los buenos resultados. Los que logran los aprendizajes son los docentes que comparten sus experiencias positivas y están dispuestos a cambiar en caso de encontrar otras mejores.

-Trabajan con un mismo ideal y metas a lograr que es el aprendizaje significativo en sus alumnos, con estrategias y metodologías innovadoras, capaz de despertar el interés de los alumnos.

-Actúan de mediador entre el conocimiento y el educando. Con mucha calidad y esfuerzo sobre humano.

Este segundo cuadro constata la respuesta de los profesores y la literatura respecto a las preguntas específicas y se presenta las tensiones y/o divergencias que se presentan en los mismos.

  Lo que la literatura experta dice al respecto Las divergencias y convergencias entre lo vivido, los deseable y la literatura experta
¿Qué caracteriza a una buena institución? Las diez condiciones básicas para una buena escuela desde la óptica  de Romero, C. (2008): Existe una organización de tiempo que permite el máximo aprovechamiento de la enseñanza; el espacio y el mobiliario son suficientes y adecuados para la tarea escolar y el tiempo escolar es compatible con el tiempo de la infancia; hay un proyecto escolar conocido y compartido por la comunidad; los directivos tienen presencia institucional y asume el liderazgo del proyecto escolar; la enseñanza se planifica, y existen estrategias del seguimiento del trabajo en el aula; la enseñanza y el aprendizaje se enriquecen con el uso de diferentes didácticas; los directivos y docentes tienen altas expectativas sobre su propio trabajo y sobre el de los alumnos, se actualizan y trabajan en equipos asumiendo responsabilidades compartidas por el aprendizaje de los alumnos; existe una política de apoyo a los aprendizajes, la escuela define procesos de detención, derivación/atención y seguimiento a los alumnos que presentan dificultades para aprender o que requieren actividades especiales; la escuela mantiene una estrecha relación con las familias y trabajo con otras instituciones; la evaluación y la autoevaluación son elementos esenciales. Considerando la institución donde me desempeño, se cumple 7/10 de los puntos mencionados en la literatura, si bien, no siempre se dan en forma sistemática o total, pero con un desarrollo bastante avanzado de los puntos logrados. El ideario de la institución contempla al alumno como el más importante de la institución y se educa con la familia a través de los preceptores personalizados que trabajan con los alumnos, profesores y padres. Pero para rendir cuenta al ministerio de educación que mide con una vara a todos por igual, la institución baja las exigencias y se adapta a las prerrogativas del MEC. Los docentes contemplan una mínima parte de la dimensión que implica una buena escuela, si bien, esto se desdice con la literatura seguramente porque la práctica profesional y el día a día de un docente lo lleva a cumplir lo que considera más relevante para con su materia y la visión institucional pasa desapercibido; pero influye bastante en las prácticas pedagógicas. Lo deseable ayuda al perfeccionamiento continuo, las prácticas pedagógicas y la coyuntura actual de la comunidad escolar influyen bastante en el resultado académico y personal de los educandos; las TICs también han traído consigo desafíos a los docentes y las instituciones en todas sus dimensiones. Encontrar un punto medio entre la literatura, la práctica vivida y lo deseable sería la brújula de la comunidad escolar y el colegiado de una institución donde se persigue la eficacia en la enseñanza y aprendizaje en pos a los educandos.
¿Qué caracteriza a un cambio o la mejora exitosa? Según Romero, C. (2008) esto se puede lograr con la formulación de preguntas y procesos de reflexión sobre la realidad escolar a partir de información relevante; y procediendo de la siguiente manera: recoger e interpretar; producir estrategias eficaces; dar amplia participación; seguridad adecuada para la información confidencial. Cuando se involucra a los docentes en el proceso de adaptación y cambios en sus escuelas contribuyen a una alta motivación en los mismos y esto lo lleva a enseñar en forma diferente, que al mismo tiempo resulta en una diferencia en el aprendizaje y la motivación de los estudiantes (Elmore, Peterson y McCarthey, 1996, en Vidoni y Grassetti 2003). La formación continua no puede quedar en las mismas prácticas en las aulas y en la relación docente-materia-alumno, de alguna manera las innovaciones deben llegar a las clases porque el docente ya no es un ser solitario sino parte de un conglomerado, cuerpo docente, con objetivos y planes específicos. Compartir los ideales y objetivos de la institución con la familia y los educandos es una convergencia muy importante para el cambio exitoso que se da a partir de la respuesta de los profesores y lo establecido por la literatura. Uno de los desafíos más grandes en este punto es de donde surge el cambio, quienes lo llevan a cabo y como, los medios para lograrlos. El cuerpo docente cumple tareas muy absorbentes considerando que tiene que planificar las clases, dictarlas y llevar el proceso de clase e individual de los educandos a su cargo. Entonces, finalmente las ideas de cambio o mejora exitosa nace de las oficinas de los coordinadores y el consejo de dirección o preceptores que recogen información en forma constante y no se involucra en las clases. ¿Se puede involucrar a los padres y alumnos para que se haga un cambio más participativo? Es un desafío para la institución involucrar a terceros en lo que atañe a la pedagogía donde los profesores son considerados profesionales y expertos en sus materias.
¿Qué caracteriza a una enseñanza para que todos aprendan? El empoderamiento docente no ha demostrado una relación directa  o asegura la eficacia en el logro de metas de los alumnos, pero ayuda en gran parte al hecho. Leithwood  et al (2006) afirmó que “sólo la enseñanza en aula influye más sobre el aprendizaje que el liderazgo educativo”. Esto deja al cuerpo docente con una tremenda responsabilidad en cuanto a los logros de los alumnos, el éxito o el fracaso de los educandos se puede justificar con varios factores y/o variables, pero gran parte esta sobre los docentes. La formación continua y el intercambio constante de docente con diferentes realidades e infraestructuras abren nuevos horizontes para la labor docente y lleva a la excelencia de una u otra manera. Formar un elite de docentes para las instituciones no asegura el éxito por sí solo, pero no se puede negar que se tiene la certeza que se ha hecho lo mejor persiguiendo los objetivos de cada área. Otro punto a contemplar por la naturaleza de nuestra institución es la educación personalizada: reconoce a la persona como un ser individual, uno en sí mismo y distinto de los otros; singular, único e irrepetible y por lo tanto, original y creativo, con capacidad de dar respuestas libres y responsables, abierto a los otros, a la comunicación, al diálogo, a la participación y a la trascendencia. (Garcia Hoz, V.:1988) La institución persigue y cumple en gran parte con la experiencia escrita por los profesores porque se persigue una mejora continua en las prácticas pedagógicas atendiendo a los desafíos que ofrecen cada alumno y familia en particular y como grupo de alumnos cada grupo tiene características únicas. La institución involucra a todas las partes para lograr la convergencia entre enseñanza-aprendizaje en forma eficaz y los datos obtenidos u otros factores que atañen a los logros de planes u objetivos se analizan y se conciben planes de mejoras a partir de los datos obtenidos. Pero como dice la literatura, el mayor porcentaje de accountability está encima de los docentes como experto en su materia y para lo cual fue contratado por la institución. Si bien la responsabilidad compartida con los padres, alumnos y otros factores forman un 30% aproximadamente de los resultados de una enseñanza-aprendizaje eficaz, algunos factores son vitales para algunos alumnos. En este punto, no se puede generalizar, sino más bien considerar los casos puntuales y mantenerlos fuera de las estadísticas en lo posible. Para concluir, esta apreciación no se puede generalizar en instituciones de otra gestión considerando el ambiente, la comunidad y otros factores negativos puede influir en el éxito o fracaso de los educandos.

En la institución escolar coexisten varios factores que hacen a la existencia de la institución formada por talentos humanos con expertos en diferentes áreas del saber. A esto se suma las relaciones micro políticas que tiene a su vez una gran influencia en el quehacer diario de los docentes y el conglomerado de directivos, padres, alumnos y otros actores de la educación, tales como MEC. Earle y Kruse (1999), mencionado en González, Ma., expresa  lo siguiente: “los profesores, los alumnos, los padres y los miembros del equipo de dirección utilizarán el poder del que disponen para promover posturas valorativas particulares y para obtener recursos materiales y simbólicos, desencadenando, así, patrones relacionales políticos”. Todo lo mencionado con anterioridad y los proyectos de mejoras continuas que contemplan el ideario del colegio debe pasar por estas situaciones para que se realicen y esto significa que una buena práctica o propuesta de gestión o mejora pedagógica no solo se implementará de manera automática, sino más bien debe sortear todos los obstáculos que se presenten en las relaciones micro políticas de los actores involucrados en la gestión de la institución. Entonces, micro políticas es un factor crucial en el momento de implementar mejoras y cambios a pesar de que todos estén involucrados y comprometidos que la institución debe mejorar en pos de una eficacia en la enseñanza-aprendizaje en la institución.

En cuanto a la mejora, Romero, C. (2008) propone un cuadro de Stoll y Fink (1999:92-98) que explicita los compromisos de las partes en cuanto a mejora de las prácticas pedagógicas en la institución:

Normas compartidas que influyen en la mejora de la escuela: 1) Metas compartidas: conocemos donde vamos; 2) Responsabilidad en el éxito: debemos tener éxito; 3) Colegialidad: estamos trabajando juntos; 4) Mejora continua: podemos hacerlo mejor; 5) Aprendizaje a lo largo de la vida: el aprendizaje es para todos; 6) Adopción de riesgos: aprendemos haciendo cosas nuevas; 7) Apoyo: siempre se puede ayudar a alguien; 8) Respeto mutuo: todos tienen algo que ofrecer; 9) Apertura: podemos discutir nuestras diferencias; 10) Celebración y humor: nos sentimos bien entre nosotros.

Asumiendo estas premisas como complemento del PEI y PEA parece que la mejora se da en forma natural como un proceso sincrónico, pero a su vez no hay que dejar de lado los factores que cada talento humano suma o resta en la institución según su grupo de poder, situación personal u objetivos trazados paralelamente al de la institución. Nuestra institución por ejemplo se comparte con numerarios que tienen propósitos de vida totalmente diferente a los que un hombre de familia tiene y las expectativas y compromiso institucional difiere mucho considerando que tienen suficiente tiempo y disciplina enfocar sus acciones y prácticas en forma más eficiente.

Por último, buscar las convergencias en las diferencias tal vez sea uno de los puntos más importantes de un liderazgo efectivo escolar, por parte de los docentes y los directivos, así se habla el mismo idioma y se puede llevar actividades y lograr objetivos en pos de los educandos quienes son el centro, el núcleo, de toda actividad pedagógica. Es decir, no se debe perder la razón de ser de una institución educativa cuando se trata de colaborar para su manejo diario, los cambios y mejoras permanentes, la gestión, todas estas prácticas deben converger en la eficacia de la enseñanza y aprendizaje para seres humanos que han puesto su confianza en la opción educativa de la institución y se convierten en su razón de existir.

Escrito por: Lic. Carlos Vera

Referencias Bibliográficas

  • González, Ma. Teresa (2003). “Organización y Gestión de Centros Escolares: Dimensiones y procesos”, pp. 131-146, Pearson Education S.A., Madrid, España.
  • Leithwood, K., Aitken, R., Jantzi, D. (2006) “Making Schools Smarter: Leading with Evidence” 3rd Edition, Corwin Press, Thousand Oaks, California, USA.
  • New Leaders for New Schools (2009). “Principal Effectiveness: A new principalship to drive student achievement, teacher effectiveness, and school turnarounds”, pp. 2-8, New York, USA.
  • Romero, Claudia (2008): “Hacer de una escuela, una buena escuela: evaluación y mejora de la gestión escolar”, pp.9-36, Aique Grupo Editor. Buenos Aires, Argentina.
  • Vidoni D., Grassetti L. (2003). “The Role of School Leadership on Student Achievement: Evidence from TIMSS”, pp. 1-16, Comisión Europea, JRC.

Gestión de la Cultura y el Cambio en la Institución Educativa: Actores, Micropolítica y Participación

Compartir