Caminando de la mano

Una vez escuche decir a un profesor que la teoría sin la práctica de nada sirve. Hoy, muchos años después, pensando sobre aquello, digo que tiene razón, y me pregunto cómo sería si un estudiante de medicina nunca haya tenido una práctica médica; cómo sería la primera cirugía y ¿si se equivoca?  ¿Si se pone nervioso? ¡Esto sería terrible!

Es por eso que en nuestra universidad, desde el primer semestre los estudiantes realizan prácticas laborales, comenzando por visitas guiadas donde van conociendo desde el inicio la realidad, cómo es trabajar, los detalles y por sobre todo comenzar a tener esa experiencia que les ayudará a sentir pasión por su carrera.

Durante las prácticas laborales uno aprende a desarrollarse profesional y personalmente, se valora la responsabilidad, la honestidad, la proactividad.

La apertura de las empresas aliadas es de suma importancia: Sin ellos no podríamos llevar a cabo esta actividad tan importante. La Responsabilidad Social  Empresarial (RSE) de ellos para con nuestros estudiantes es muy valorada: Los líderes empresariales

  1. Destinan su tiempo para conversar con ellos,
  2. Comparten su experiencia positivas, y
  3. Recuerdan las dificultades que tuvieron que sortear para que hoy estén al mando de empresas reconocidas.

Destinar horas a que estos futuros profesionales observen las distintas áreas de la empresa, y convivan en ese ambiente durante algunos días,  los marca de manera positiva y por vida.

La ilusión, la emoción, la alegría y el temor al ir hacia una nueva experiencia los hace madurar y entender el por qué es tan necesaria la teoría, y ahí deducir el motivo de tanta exigencia, ya que es nuestro principal objetivo el formarlos como grandes profesionales.

Escrito por:

Share