Noticas e Historias

De los libros, a la cancha

Tobias-Wall
Historias de Impacto

De los libros, a la cancha

Tobias Wall de 30 años es oriundo de Filadelfia, casado con  Meggy Rahn padre de  Katia Ayelen desde este año (2021). Actualmente es el coordinador del ministerio deportivo Deporvida que viene a ser un brazo de Jesús Responde al Mundo de Hoy.

Inició su preparación teológica bien enfocado en querer servir por medio de los deportes. Él tenía en claro que debía prepararse, pero tenía pensado hacer solo un año, pero pronto se dio cuenta de querer hacer los 4 años, y continuando eso fue que terminaría la carrera con la promoción 2013.

Su experiencia en el ministerio deportivo ya inició inmediatamente luego de terminar el I.B.A. Arrancando con una escuela deportiva llamada “Jerovia”, adquiriendo desde allí mucha experiencia. Desde el 2015 está en Deporvida primeramente como voluntario para luego estar trabajando a tiempo completo.

El ministerio Deporvida se enfoca en abrir escuelas de fútbol en las iglesias, abarcando desde niños de 7 hasta los 17 años. Antes de la pandemia contaba con más de 50 escuelas deportivas alcanzando a más de 2000 chicos, siendo el fútbol un aspecto tan atractivo en nuestra cultura.

Una de sus principales tareas que tiene Tobías desde que está como coordinador, es la capacitación de los “agentes”. Serían los encargados o entrenadores de cada iglesia que tiene una escuela de fútbol. Ellos son instruidos tanto en la parte deportiva; como la espiritual; para poder llegar en la vida de los chicos. 

Cuenta Tobías que “muchos de estos hermanos, no encajaban en ningún ministerio típico, por así decirlo, entonces el poder usar el futbol como herramienta de evangelismo, crea un gran interés de ellos, como también un medio muy relevante para evangelizar en nuestro contexto”. 

Dentro de las proyecciones que tiene tanto a nivel personal como del ministerio, está el deseo de poder impactar el mundo deportivo, no solo en las iglesias, sino ser de referencia a nivel país, abriendo 1000 escuelas deportivas.

Si bien relata que los estudios no eran su fuerte, el ver la necesidad de estar capacitado para predicar, la disciplina de los devocionales del libro de Mateo que debía leer un capítulo día, y las prácticas supervisadas que cumplía los fines de semana durante su estadía en el I.B.A. Han sido sumamente importante para que hoy esté sirviendo e impactando a los demás por medio de este ministerio deportivo.